viernes, 30 de septiembre de 2011

POPIELUSZKO: LA LIBERTAD ESTÁ EN NOSOTROS


La semana pasada tuve la oportunidad de poder visionar esta nueva película de origen polaco, que nos trae la historia no tan lejana de una santo sacerdote como es el padre Jerzy Popieluszko.
¿Por qué es importante esta película...? Por el tema que aborda.
Al presente y ya desde hace varios años atrás se habla de los tan mentados derechos humanos. Estos que en sí mismos son un bien y que manan de la dignidad de la persona humana, son a menudo utilizados y manoseados al punto de pervertirlos, utilizándolos como medio para defender posturas ideológicas contrarias a la verdad y la vida y curiosamente deformando y zocabando esta misma dignidad.


Podemos citar, a manera de ejemplo, cómo en nombre de los derechos de la mujer en la actualidad se viene perpetrando frente a nuestras narices el mayor holocausto ocurrido en la historia de la vida humana como es la sistemática y próspera industria del aborto. También en nombre de los derechos humanos se reclama un alucinante derecho a "La libertad del genero", surgiendo así la reivindicación de algunas formas de desviación sexual que están bastante alejadas de ser un bien para aquel que las padece. Ustedes habrán también oído hablar del "derecho a decidir su propia muerte", la eutanasia asistida. También junto todos estos "derechos" tenemos la premisa relativista en la que en nombre de la "tolerancia", el ser humano "moderno" debe ser respetuoso "de la verdad de los otros"... como si la verdad fuera algo sujeto a los individuos o la interpretación que uno u otro hiciere de esta.




PARA SER LIBRES NOS LIBERÓ CRISTO

No puede haber bien fuera de la verdad, como tampoco puede haber libertad abrazando otra cosa que no sea el bien. No es una premisa de tipo espiritual... ¡es una constatación de orden racional!.
Los santos nos dan testimonio también de esto.
Jerzy Popieluszko fue beatificado apenas el año pasado por su santidad Benedicto XVI.
¿Qué tan extraordinario y ejemplar hubo en la vida de este sacerdote...?  Fue un testigo de Jesucristo en los momentos y lugar en el que el bien se enfrentaba con el mal.
El padre Jerzy, nacido el 14 de septiembre de 1947, conoció desde pequeño lo que es la violencia, la guerra, la invasión, el atropello, la inseguridad... el miedo. 
Polaco, como Juan Pablo II, san Maximiliano Kolbe y Santa Faustina, creció en el seno de una familia católica, pobre en lo material pero rica en la fe. Como a su santidad Juan Pablo II, le tocó también ver y vivir la invasión de su patria y la instauración del régimen comunista.
Después de prestar el servicio militar en cuyo contexto resultó ser víctima de numerosas humillaciones, persecuciones y hasta torturas, siguió sus estudios de filosofía y teología muy cercano al Cardenal  Stefan Wyszynski, primado de la Iglesia Polaca, quien le ordenará sacerdote el 28 de mayo de 1978.




Desplegó su ministerio en varias parroquias, pero su figura aparece de manera más evidente a los ojos de los medios, de Polonia y del mundo con ocasión del acompañamiento que realiza al movimiento sindical "Solidaridad". Muere mártir, asesinado por los servicios de inteligencia de la Polonia comunista auspiciados directamente por la URSS,  quienes le torturan salvajemente y le atan unas piedras para finalmente hundirle en una reserva de agua.

La Iglesia reconoce la santidad de este sacerdote porque él no dio su vida simplemente por conseguir una victoria social. Ni siquiera su sacrificio fue en vista de combatir al régimen comunista... Su vida siempre la orientó a la persona de Cristo y es por Cristo, por el amor a la verdad en Cristo, amor a la libertad en Cristo, que el brilla hoy no con luz propia, sino como brillan todos los santos, con la Luz de Cristo que nos aparta de las tinieblas del error.



FICHA DE LA PELÍCULA

TÍTULO ORIGINAL: Popieluszko. Wolnosc jest w nas.DVD
PAÍS: POLONIA
DIRECTOR: RafaWieczyski
ACTORES: Starring:Jan Englert, Marek Frckowiak , Maja Komorowska, Radosaw Pazura, Joanna Szczepkowska, Adam Woronowicz, Zbigniew Zamachowski
IDIOMA: ITALIANO
SUBTÍTULOS: ESPAÑOL
IMAGEN 16:9
DURACIÓN: 300 minutos aprox.
FORMATO. DVD5
REGION: ALL


lunes, 26 de septiembre de 2011

SAN AGUSTIN DE HIPONA Y EL OCASO DE UN IMPERIO




Hablar de San Agustín es hacer referencia a uno de los Grandes santos de nuestra Iglesia Católica.
A pesar del tiempo que nos separa de su presencia física en esta tierra (1600 años) sus escritos y su legado permanece con impresionante frescor y eficacia.
Agustín de Hipona tenía este don extraordinario de decir la verdad de las cosas de una bella manera.
Cierto es que su preparación retórica y su experiencia como orador le proporcionaron la elocuencia oportuna pero no es menos cierto que esa elocuencia y esa precisión para decir lo debido en el momento oportuno, es fruto de la acción del Espíritu Santo en el alma de un hombre cuya vida fue marcada por la inquietud permanente en la búsqueda de la Verdad.






DETRÁS DE UN GRAN HOMBRE SIEMPRE HAY UNA GRAN MUJER


San Agustín nació en el norte de África el año 354 d.C. y fue hijo de Patricio y Mónica.
Su padre fue un hombre pagano mientras que su madre una ferviente cristiana que la Iglesia ha reconocido como santa debido al heroismo de sus virtudes.
Mónica educó a sus tres hijos en la fe cristiana. procuró sembrar en ellos desde edad temprana las virtudes y como en la labor de la educación son ambos padres que deben llevar a cabo esta misión importantísima, la ausencia o negligencia de alguno de ellos necesariamente puede hacer contrapeso a la labor del otro. Por ello, el mismo san Agustín cuando escribe su famosa autobiografía conocida como "Las Confesiones", reconoce ser hijo de las lágrimas de una abnegada e infatigable madre.
Santa Mónica acompañó a san Agustín en todo momento con su oración, sobre todo en aquellos momentos en que veía cómo su hijo andaba por caminos de extravío. Ella no solo oraba por sus hijos sino que también lo hacía por su marido y consiguió la conversión de estos dos, aunque la del padre fuera en el lecho de muerte. 



EL AMOR Y LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD

A través de las líneas que leemos en sus "Confesiones" podemos ver que Agustín estuvo siempre animado y empujado por la búsqueda de la verdad. Seguramente fue esa sed de verdad acompañada del desorden propio a nuestra naturaleza caída la que le condujo a vivir diferentes experiencias que por un momento le consolaron pero rápidamente se consumieron como lo que eran: ilusiones, falsa felicidad, amor que no era amor...
En esta frenética búsqueda, Agustín ingresa en la secta de los maniqueos, aquella que sostenía que habían dos dioses: uno del bien y otro del mal y que en el hombre solo su espíritu era bueno. La carne y todo lo material resultaba siendo algo despreciable. Su circulo social, sus amigos y sobre todo sus maestros le condujeron a ello y durante 9 años anduvo con ellos. Pero como núnca cesó en su verdadera búsqueda terminó por comprender que se encontraba frente a un error y una falsedad.
Por aquellos tiempos, Dios tocó su corazón utilizando como medio, además de la oración de su madre, lás prédicas y homilías de San Anselmo. Su conversión tuvo lugar cuando el ya tenía 32 años. Fue bautizado y se entregó a Aquel a quien le dijo:"Tarde te amé, Oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé. Tú me has llamado, y me has llamado insistentemente, y has suprimido mi sordera. Tu has brillado con luz y has puesto mi ceguera a volar! Tu has emanado fragancia, y me he quedado sin aliento, y he suspirado por ti. Te he conocido, y he tenido hambre y sed de Ti. Tú me has tocado, y he sido encendido por tu paz.”


DOS AMORES FUNDARON DOS CIUDADES

Junto con las "Confesiones", el libro titulado "La Ciudad de Dios" son sus obras que más resuenan hasta nuestros días. esto sin olvidar sus Homilías.
Posiblemente para el lector será muy dificil imaginar lo que pueda haber ocurrido en la sociedad de aquel entonces. Recordemos que el cristianismo después de llegar a Roma, la capital del Imperio gobernante, padeció 300 años de feroz persecución y que solamente el año 313 con el edicto de Milan proclamado por el emperador Constantino, la Iglesia conocerá un tiempo de paz.
Sin embargo el año 402 se inicia la invasión de los pueblos bárbaros y este tremendo imperio sobre el cual se había construido la cultura, la política y la organización social de aquel entonces comenzó a derrumbarse. San Agustín vivirá hasta el año 430 d.C. y por lo tanto será un testigo excepcional de la historia que vivió esos hechos. Las razones que provocaron tal crisis fueron diversas pero la que más precipitó la debacle  fue la decadencia de la sociedad romana occidental.
Es por esta razón y también con el afan de iluminar la consciencia de los hombres, tentados por falsas luces y filosofías novedosas, que escribe "La ciudad de Dios"
Y dice el Santo de Hipona: “Dos amores fundaron dos ciudades, a saber: la ciudad terrena el amor de sí hasta el desprecio de Dios, y la ciudad celeste el amor de Dios hasta el desprecio de sí mismo”
Agustín no habla de otra cosa sino de aquello que enseña Jesucristo: "Nadie puede servir a dos amos...". El nos habla de algo fundamental en la vida del creyente y es que nuestro corazón no puede estar compartido. El nos enseña que en esta vida se libra un gran combate, un combate a muerte entre el mundo y sus amantes y el Pueblo de Dios que vive en este mundo pero sin pertenecerle.
¿Hay algo más actual que esto...? Al presente: ¿no les parece que el combate es el mismo?. ¿No es cierto que vivimos en un mundo que no ama la verdad y quiere vivir sin Ley y sin Dios...?
¿No es cierto acaso que nuestro mundo es aquel que llama al mal bien y al Bien mal...?
"Oh Belleza siempre antigua y siempre nueva..." dame ojos para verte así y no dejarme deslumbrar por una falsa promesa, una tierra que no es la mía y una patria que no me pertence por que la mía solo es el Cielo.


LA PELÍCULA

Para el cumpleaños del Papa en abril se estrenó la película sobre la vida de san Agustín, uno de sus santos preferidos y más citados.
 La película, con un presupuesto de 10 millones de euros, es una coproducción de la italiana Lux Vide (www.luxvide.it, veterana en filmes de santos y con una línea de películas de época romana), con la alemana Eos Entretainment y a la polaca Grupa Filmowa Baltemia. El director es el canadiense Christian Duguay.
Franco Nero interpretará al santo en sus últimos años, mientras que Alessandro Preziosi lo encarna en su etapa juvenil, incluyendo sus amoríos con una chica interpretada por Serena Rossi. Monica Guerritore interpretará a santa Mónica, madre del santo y patrona de todas las madres sufridas. El obispo san Ambrosio, hombre de carácter y maestro de Agustín, es el papel de Andrea Giordana. Vincent Riotta interpreta a Macrobius, un orador pagano.
El rodaje se ha realizado en los estudios Imperium de Hammanet, en Túnez, donde Lux Vide lleva años filmando películas bíblicas y romanas.


"La idea de hacerla como un regalo de cumpleaños a Benedicto XVI no sólo se nos había ocurrido a nosotros. Mientras preparábamos el rodaje supimos que nuestros colegas alemanes estaban trabajando en un proyecto similar y decidimos unir nuestras fuerzas", dice Luca Bernabei de la Lux.
 La película comienza con el anciano Agustín recordando su vida poco antes de morir, asediado en Hipona en el 430 por los ejércitos vándalos. Pero ya se le han señalado al director algunos detalles históricamente inconsistentes.
Por ejemplo, Christian Duguay, se imagina, al estilo del siglo XX, que el Papa desde Roma le ha enviado a san Agustín una nave para que pueda huir del cerco de los vándalos. Sin embargo, las noticias no corrían tan rápido en esos años: de hecho, sabemos que la muerte de Agustín, el 28 de agosto del 430 tardaría más de un año en llegar a la corte imperial. ¡En abril de 431 aún recibió una invitación al Concilio de Éfeso, cuando llevaba casi un año muerto!
También son curiosos los nombres de algunos personajes. La película ponen un nombre árabe (Khalida) a la amante de Agustín, cuando en esos años aún no había árabes en la zona y probablemente la chica (que Agustín en sus textos nunca menciona por su nombre) tenía un nombre latino. “Macrobius” es el nombre que dan a un profesor de retórica del santo, sin utilizar un nombre que Agustín sí menciona (carta 16): su profesor pagano Máximo, que se reía de los nombres púnicos de los mártires cristianos.
Amantes de la vida del santo hacen notar también la ausencia de algunas escenas emblemáticas. Por ejemplo, cuando san Ambrosio se encierra con unos fieles valientes en la basílica Porciana para evitar que la Emperatriz la regale a los arrianos. El estado manda tropas, y entonces Ambrosio descubre las viejas tumbas de sab Gervasio y Protasio, lo que atrae a multitudes de ciudadanos devotos, dispersando a las tropas. Una escena de muchedumbres y tensión que no se ha recogido en la película pero que Agustín escribió como testigo.
La película en cambio sí que recoge el itinerario vital de Agustín, su personalidad moderna, sus dotes retóricas como orador... y parece que en general gustará al público cristiano, familiar y a la gente con inquietudes existenciales como el santo.
No nació santo; antes de convertirse vio toda la basta gama de sentimientos humanos: del amor a la más baja abyección, incluyendo todas las transgresiones; era un hombre inquieto, una inteligencia superior, y como todos los hombres inquietos atravesará una profunda crisis existencial que lo llevará a la verdad”, dice Franco Nero en el CORRIERE DELLA SERA.
Para Preziosi, que lo interpreta en su juventud, el Agustín inmaduro es moderno porque es como el hombre de hoy: “narcisista, se pone en el centro del mundo, egoísta insatisfecho, atormentado por las pasiones del hombre de hoy”.
Monica Guerritore destaca el papel de santa Mónica en la historia de su hijo: “él era de caracter rebelde, había conflicto entre ellos; en las Confesiones, el pecador arrepentido explica su debilidad humana, su atracción irresistible por el sexo femenino, pero su madre no se rendirá y como un ángel conducirá a la salvación a su alma”.

Crítica de J.A.Antonio

FICHA TÉCNICA



TÍTULO ORIGINAL Sant'Agostino (Augustine: The Decline of the Roman Empire) (TV)
AÑO
2010
DURACIÓN
200 min.   
PAÍS
ITALIA, ALEMANIA
DIRECTOR Christian Duguay
GUIÓN Francesco Arlanch, Sebastian Henckel-Donnersmarck
MÚSICA Andrea Guerra
FOTOGRAFÍA Fabrizio Lucci
REPARTO Alessandro Preziosi, Monica Guerritore, Gerald Alexander Held, Johannes Brandrup, Wenanty Nosul
PRODUCTORA Coproducción Italia-Alemania; Lux Vide / Tellux Film
GÉNERO Drama | Miniserie de TV
FORMATO: DVD5
IDIOMAS: ITALIANO, ESPAÑOL
SUBTÍTULOS: ESPAÑOL
MATERIAL ADICIONAL
REGIÓN: ALL
SINOPSIS Miniserie de TV. 2 episodios. Durante meses los vándalos han mantenido el asedio a Hippo Regius, Hipona, en el norte de África, una ciudad de importante presencia cristiana en la que se han celebrado 3 Concilios. El Papa, que teme por la vida de su obispo, Agustín, envía un barco para que éste pueda viajar a salvo hasta Roma. Una tropa del ejército romano logra atravesar las líneas enemigas y llega hasta Hipona, reavivando en el pueblo la esperanza de que el ejército romano llegará a tiempo de derrotar a los vándalos. El joven jefe de la tropa, Fabius, se queda prendado de Lucilla, la sobrina de Agustín. Pero Fabius culpa al obispo de la muerte de su padre, Marcelino. El Tribuno imperial, Valerius decide enfrentarse a los vándalos, en contra de la opinión de Agustín. Una noche, mientras Fabius se encuentra de guardia, Agustín le ofrece una posibilidad de escapar junto a Lucilla y le relata los sucesos más importantes de su vida: sus dotes para la oratoria y la vida licenciosa de su juventud; el viaje a Mediolanum (Milán) para ayudar al Emperador contra el obispo Ambrosio; su conversión al cristianismo y su actividad episcopal hasta su retorno a Hipona. (FILMAFFINITY)

viernes, 26 de agosto de 2011

BAKHITA, DE ESCLAVA A SANTA


Hoy comentaremos una bellísima producción que fue lanzada el año 2009 y que, sin temor a equivocarme puedo asegurarles que está muy bien lograda. Me refiero al filme BAKHITA que nos muestra con particular detalle y cuidado esmero la singular vida de esta mujer sudanesa que conoció el sufrimiento, la opresión, la injusticia y la burla a la que fue sometida como esclava que era. Pero ninguno de estos males que desfiguran la dignidad de la persona humana, pudo finalmente destruirla y esto porque "un Amo, diferentes a todos los demás amos hizo algo extraordinario por ella" confirmando que su nombre Bakhita, el cual significa AFORTUNADA, correspondía del todo a su vocación.





JOSEFINA BAKHITA, UN SER DE AMOR

No hay nada en la vida de un ser humano que no dependa del Amor. Véase por donde se vea, el ser humano es una criatura totalmente dependiente del amor y en búsqueda de él para conseguir configurar la propia existencia al fin para la cual se nos dio.
Este es un caso extremo, por cierto no es único y se muestra en representación dé las muchísimas personas que a través de la historia fueron esclavizadas y como la adversidad no suprime completamente la capacidad de elegir, se puede siempre elegir y elegir bien. Bakhita muestra con su fuerte testimonio cómo, ni siquiera el estado de esclavitud puede violar la libertad interior de la persona.


Bakhita vivía en una comunidad tribal en el África, más precisamente en el Sudán y desde su infancia conoció el dolor. Su pueblecito fue invadido por unos mercaderes de esclavos quienes obraron destrucción y matanza antes de capturar algunos "ejemplares" para nutrir su patético comercio.
En dicha ocasión, su madre fue salvajemente asesinada y ella junto a otros más fueron capturados, encadenados y conducidos hacia un lugar alejado donde tendría lugar la subasta al mejor postor. Este hecho marca el inicio de su Calvario. Bakhita será "adquirida" como esclava a lo largo de su vida por diferentes amos, uno más cruel  que el otro quedando ello marcado no solo en su alma sino también en su cuerpo. Antes que estos eventos se desencadenaran, el sabio anciano de la tribu le mostraba que sobre ella reposaba una bendición divina...
"Tu eres un ser extraordinario".



Diría un sabio y cerebral occidental: ¿cómo un viejo nativo de una tribu recóndita y sumida en el retraso podría hacer tal diagnóstico reservado a un psicoanalista o por lo menos a un buen psicólogo...?  La sencillez del corazón otorga al alma la suficiente lucidez para descubrir el Bien en el otro. No es casualidad entonces que los sencillos de corazón tengan su lugar en la proclamación que Jesucristo hace de las Bienaventuranzas.
Federico Marín, prospero comerciante veneciano irrumpe en la vida de Bakhita en un momento trágico. Es así que la Providencia obra de modo inescrutable pero efectivo.




EL PERDÓN ES LA MAYOR EXPRESIÓN DE LA LIBERTAD

Posiblemente el momento más claro en el que se dejó ver cuan cierto era el diagnóstico hecho por el anciano jefe tribal, fue cuando Josefina Bakhita declara lo siguiente:

"Si volviese a encontrar a aquellos negreros que me raptaron y torturaron, me arrodillaría para besar sus manos porque, si no hubiese sucedido esto, ahora no sería cristiana y religiosa".




Efectivamente hermana Bakhita...
¡ Tu eres un ser extraordinario!




¡NUESTRA ESPERANZA ES CIERTA!

Cuando su Santidad Benedicto XVI vio este filme dijo que era una bellísima película que correspondía al testimonio de la santa patrona del Sudán.
Benedicto XVI entregó a la Iglesia una Encíclica que resulta fundamental para rescatar y dar un sentido profundo a las razones por las cuales los creyentes tenemos la fe como un tesoro.
En la encíclica Spe Salvi, Salvados en la Esperanza, el Santo Padre nos recuerda cómo nuestra esperanza es cierta.  Efectivamente, los seres humanos podemos atesorar grandes esperanzas respecto a cosas, hechos, pero por sobre todo personas. Sin embargo todas estas esperanzas carecen de certeza.
Desde lo más banal a lo más importante no podemos decir de la esperanza que esta es cierta. La excepción de ello es la Fe.
Un hombre compra un billete de lotería y tiene la esperanza que se sacará el premio mayor. Una posibilidad en 27 millones de que acierte.  Un joven enamorado declara su amor a su amada. lo hace con la esperanza del sí... algunos habrán hecho seguramente alguna vez la dolorosa - en términos afectivos - experiencia de un no como respuesta.
Un padre espera que sus hijos sean buenos y triunfen. Es una legítima esperanza pero no por ello posee la fuerza inquebrantable de la certeza.
La fe en Jesucristo y en el Amor del Padre es la ÚNICA esperanza inquebrantable y eso porque "si somos infieles, Dios permanece fiel", dice san Pablo.
Sabemos que las promesas de Dios, una por una, todas se cumplirán.
La promesa de Dios no es solamente para un futuro que algunos imaginan lejano. ¡No!, las Promesas de Dios son para este instante. Su Amor es para ahora, para hoy. El nos abraza y nos cierra contra Sí y a Dios "se le va la Vida en ello", literalmente deja la Vida sobre una Cruz, por ti y por mí. Siendo Rey se hizo como un esclavo y pasó confundido en la multitud, incluso fue confundido con los malechores...
Nosotros los cristianos corremos un riesgo y es el de "estar vacunados contra Dios". Me explico:
Escuchamos que Dios nos ama, que El nos hace Misericordia, que somos preciosos para El... oímos y oímos esas y otras cosas más y seguimos oyendo más mucha veces no escuchando. A fuerza de oír hemos desarrollado una peligrosa "inmunidad" contra la Gracia.
¿Cómo saber si yo padezco de esta mala inmunidad...?  El test es sencillo. Simplemente pregúntate
Si eres "inmune" verás que tu esperanza no es tal, simple y llanamente porque vives como si no la tuvieras, porque vives lo cotidiano como si no fueras un hijo de Dios, porque te sumes en la tristeza cuando el que ha vencido a la muerte, la más grande derrota de los hombres, pasa a tu lado y dices no conocerle o si acaso ni le miras porque estás encerrado en tu prueba o tu dolor.
Eres víctima de esta indiferencia espiritual cuando vives esta vida como si la Resurrección de la carne y la vida Eterna no estuvieran allí, aguardándote.

No tenemos rostros de resucitados, no vivimos en la tensión del amor y luego nos preguntamos por qué estamos tristes. Y por eso el Señor pregunta: 
"Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?"
   

Santa Josefina Bakhita viene a liberarnos de esta modorra espiritual. Ella nos hace reaccionar con su tetimonio...
"...Supe que había un Amo, Señor de todos los demás amos de la tierra y que era Bueno. El es el único amo que tomó mi lugar de castigo, El tomó mi lugar para que yo sea feliz y libre..."



 “Nunca es demasiado tarde para tocar el corazón del otro y nunca es inútil”, escribe su Santidad Benedicto XVI, al final de le Encíclica.
En el capitulo 48 de la Encíclica Spe Salvi dice: “y Nadie vive solo. Ninguno peca solo. Nadie se salva solo. En mi vida entra continuamente la de los otros: en lo que pienso, digo, me ocupo o hago. Y viceversa, mi vida entra en la vida de los demás, tanto en el bien como en el mal……. Nuestra esperanza es siempre y esencialmente también esperanza para los otros; sólo así es realmente esperanza también para mí. Como cristianos, nunca deberíamos preguntarnos solamente: ¿Cómo puedo salvarme yo mismo? Deberíamos preguntarnos también: ¿Qué puedo hacer para que otros se salven y para que surja también para ellos la estrella de la esperanza? Entonces habré hecho el máximo también por mi salvación personal.”



“3. Pero ahora se plantea la pregunta: ¿en qué consiste esta esperanza que, en cuanto esperanza, es -- redención --? Pues bien, el núcleo de la respuesta se da en el pasaje antes citado de la Carta a los Efesios: antes del encuentro con Cristo, los Efesios estaban sin esperanza, porque estaban en el mundo --- sin Dios --. Llegar a conocer a Dios, al Dios verdadero, eso es lo que significa recibir esperanza. Para nosotros, que vivimos desde siempre con el concepto cristiano de Dios y nos hemos acostumbrado a él, el tener esperanza, que proviene del encuentro real con este Dios, resulta ya casi imperceptible. El ejemplo de una santa de nuestro tiempo puede en cierta medida ayudarnos a entender lo que significa encontrar por primera vez y realmente a este Dios. Me refiero a la africana Josefina Bakhita, canonizada por el Papa Juan Pablo II. Nació aproximadamente en 1869 –ni ella misma sabía la fecha exacta– en Darfur, Sudán. Cuando tenía nueve años fue secuestrada por traficantes de esclavos, golpeada y vendida cinco veces en los mercados de Sudán. Terminó como esclava al servicio de la madre y la mujer de un general, donde cada día era azotada hasta sangrar; como consecuencia de ello le quedaron 144 cicatrices para el resto de su vida. Por fin, en 1882 fue comprada por un mercader italiano para el cónsul italiano Callisto Legnani que, ante el avance de los mahdistas, volvió a Italia. Aquí, después de los terribles -- dueños -- de los que había sido propiedad hasta aquel momento, Bakhita llegó a conocer un -- dueño -- totalmente diferente –que llamó -- paron -- en el dialecto veneciano que ahora había aprendido–, al Dios vivo, el Dios de Jesucristo. Hasta aquel momento sólo había conocido dueños que la despreciaban y maltrataban o, en el mejor de los casos, la consideraban una esclava útil. Ahora, por el contrario, oía decir que había un -- Paron -- por encima de todos los dueños, el Señor de todos los señores, y que este Señor es bueno, la bondad en persona. Se enteró de que este Señor también la conocía, que la había creado también a ella; más aún, que la quería. También ella era amada, y precisamente por el « Paron » supremo, ante el cual todos los demás no son más que míseros siervos. Ella era conocida y amada, y era esperada. Incluso más: este Dueño había afrontado personalmente el destino de ser maltratado y ahora la esperaba -- a la derecha de Dios Padre --. En este momento tuvo -- esperanza --; no sólo la pequeña esperanza de encontrar dueños menos crueles, sino la gran esperanza: yo soy definitivamente amada, suceda lo que suceda; este gran Amor me espera. Por eso mi vida es hermosa. A través del conocimiento de esta esperanza ella fue -- redimida », ya no se sentía esclava, sino hija libre de Dios. Entendió lo que Pablo quería decir cuando recordó a los Efesios que antes estaban en el mundo sin esperanza y sin Dios; sin esperanza porque estaban sin Dios. Así, cuando se quiso devolverla a Sudán, Bakhita se negó; no estaba dispuesta a que la separaran de nuevo de su -- Paron --. El 9 de enero de 1890 recibió el Bautismo, la Confirmación y la primera Comunión de manos del Patriarca de Venecia. El 8 de diciembre de 1896 hizo los votos en Verona, en la Congregación de las hermanas Canosianas, y desde entonces –junto con sus labores en la sacristía y en la portería del claustro– intentó sobre todo, en varios viajes por Italia, exhortar a la misión: sentía el deber de extender la liberación que había recibido mediante el encuentro con el Dios de Jesucristo; que la debían recibir otros, el mayor número posible de personas. La esperanza que en ella había nacido y la había -- redimido -- no podía guardársela para sí sola; esta esperanza debía llegar a muchos, llegar a todos.”
____________________________




SINÓPSIS

BAKHITA Hermosa película que nos relata con detenimiento la heróica vida de esta santa sudanesa quien fuera canonizada el año 2000 por el Papa Juan Pablo II.
Josefina BAKHITA fue esclavizada desde la tierna infancia, pasó por las manos de diferentes amos quienes le infligieron los más horrendos sufrimientos, hasta que finalmente, un rico comerciante italiano la compra como esclava y la lleva a Italia para que se ocupe de la crianza de su hija enferma y los servicios domésticos.
Esta humilde mujer encontrará con la ayuda de un sacerdote de pueblo, algo que transformó completamente su dolorosa existencia. Supo que había un Amo que era diferente a los demás. Era el Amo de todos los amos y había dado su vida para rescatar a sus subditos. Backita conoció a Jesucristo quien se revelará como su Señor y libertador, no solo de la vida de esclavitud sino como Aquel quien da un nuevo sentido al vivir de cualquier persona.



CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS



Características Especiales:


IDIOMA: ESPAÑOL E  ITALIANO
-SUBTÍTULOS: ESPAÑOL, INGLES 
-DURACION APROX.: 200 MIN.
-FORMATO: MULTIREGIÓN
-VERSIÓN: FULL SCREEN
- SELECCIÓN DE ESCENAS
- TRAILERS

-PRESENTACIÓN EN UN DISCO
           

Formato: DVD5-NTSC


miércoles, 15 de junio de 2011

En la fiesta de Jesucristo Sumo Sacerdote

LA ÚLTIMA CIMA


 Seguramente algunos ya oyeron hablar de este documental. Desde el año pasado que se exhibía en las salas de cine Españolas. Saben ustedes que la prensa y los medios de comunicación arremeten de un tiempo a esta parte sobre la figura de los sacerdotes y de la Iglesia. Hace falta hablar de los sacerdotes, todo el mundo lo hace. A diario los noticieros lo hacen, de una manera bastante tendenciosa por cierto. Pero yo hablaré de lo que veo y veo que así cómo los medios se rasgan las vestiduras ante algunas almas enfermas que han caído en la desgracia de alejarse del Bien Supremo, hay otras muchas, muchísimas, que brillan en el firmamento de Dios y eso no siempre se ve porque el mundo ha contaminado el medio ambiente y con el "smok" de la sospecha y muchas veces de la injuria, pretende esconder lo que realmente es.

Que quede claro: ¡sin sacerdotes las gentes andamos como ovejas sin pastor! Por eso hemos orado durante todo el año pasado, consagrado al sacerdocio y la figura de san Juan María Vianey, el Cura de Ars, para que el Señor nos de "sacerdotes según su Corazón" y seguramente que debemos perseverar en la súplica. Creo que esa oración debe acompañarnos por el tiempo que nos quede de vida y de nuestra parte, más que una devoción, el tema se impone como un DEBER que mana de una necesidad vital.

¿De qué se trata esto...?
Es una historia simple, es una historia bien contada, sin exageraciones ni omisiones, es la historia de un hombre consagrado a Dios y a sus hermanos, ofrecido a los demás como un sacerdote joven, entusiasta y, lo que es más importante, un transmisor de la Buena Noticia: ¡Jesús ha Resucitado y vive en medio de nosotros!
Pablo es este sacerdote, rebosante de alegría y de entusiasmo, emprendedor en sus pensamientos y acciones. Preside una facultad de teología, empresa esta nada menor y que habla muy bien de su preparación intelectual y su capacidad humana. Pero no es eso que marca la historia.
Este joven cura hace la diferencia. Sus palabras se han convertido en un medio para contagiar la Alegría de Amar a Jesucristo.
Donde él va, con quien se encuentre, haciendo lo que le toque hacer, Pablo desborda la presencia de Jesucristo de un modo muy desenfadado.

Los testimonios son diversos, por aquí y por allá aparecen personas de las más variadas edades contándonos de qué manera este sacerdote les dejó la huella de Dios en sus vidas.
Esta alegría verdadera no esta sujeta a las condiciones del tiempo y del espacio. De fuerza va más allá y se remonta como el título de esta película. "El espíritu está pronto pero la carne es débil", nos enseña el Maestro. Cierto, si hay algo propio de la carne es que se cansa muy rapidamente. He aquí un medio para discernir entre alegrías aquellas que vienen de Dios.
La alegría y el entusiasmo en Pablo no está fundada en sus éxitos filosóficos, tampoco en lo buena onda que es con la gente. No hace parte de una serie de cualidades que, como dice el presentador, harían a esta persona sujeto apetecido por el marketing.
Esta alegría no es aquella que posa para las cámaras y en la soledad se derrumba bajo el peso de un éxito superficial.
Pablo, nos cuentan, dedicaba todos los días entre dos y tres horas de oración, tiempo en que entraba en un diálogo de corazón a corazón con su Gozo, Jesús.

"Si alguno tiene sed, venga
a mí y beba. El  que cree en mí, como  dice la  Escritura,
de su interior correrán ríos de agua viva.
Esto dijo del
Espíritu que habían de recibir los que creyesen en El..."

Jn 7,37-39
Pablo muere joven, en una expedición en la montaña, ocurre un accidente y muere repentinamente. El shock es enorme para todos aquellos que le conocieron. Sin embargo, Pablo sabía que su vida ya no le pertenecía y que esta ofrenda, la "última Misa de su vida" la celebraría en la cima de una montaña, lugar donde tenía un encuentro con su Señor y su Dios.
Esta es la última cima, el lugar del encuentro final que todos algún día conoceremos y para el cual debemos preparar nuestros pasos de modo que ese encuentro no sea un tropiezo sorpresivo sino una meta altamente deseada durante esta vida.
Claro está, después de ver la película solo me quedó en el corazón un gozo grande que tomó la forma de una oración:
"Señor, danos santos sacerdotes según tu Corazón"


SINOPSIS

Juan Manuel Cotelo dirige 'La última cima', un biopic sobre la vida de un sacerdote atípico, el padre Domínguez, al que el cineasta dice haber conocido pocos días antes de su muerte, uno de los factores que le animó a rodar este filme sobre religión, vocaciones y amistad.La película se acerca a la vida de Pablo Domínguez, sacerdote y teólogo, que falleció a los 42 años tras un accidente en la alta montaña, una de sus grandes pasiones. Este documental quiere homenajear el trabajo de una persona que dejó su huella en un número incalculable de personas.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


Título: La última cima
Título original: La última cima
Dirección: Juan Manuel Cotelo
País: España
Año: 2010
Duración: 82 min.
Género: Documental
Web: www.laultimacima.com
Dirección: Juan Manuel Cotelo
Montaje: Alexis Martínez
Sonido: Iñigo Guerrero
Formato: DVD5
Idioma: Español

CARTAS AL PADRE JACOB



Existe en el ser humano una situación de endurecimiento que puede llegar a ser extremadamente
dramática. Este círculo del endurecimiento proviene de un entrenamiento que algunas personas ejercen durante años sobre su forma de relación. Endurecimiento que se forja a punto de afinar los mecanismos de defensa que, al origen tenían una razón de ser en la construcción del niño y del adolescente. Todos recurrimos a estos mecanismos de defensa para protegernos de la agresividad de los demás... así se forman algunas características particulares del carácter personal de cada ser.
Pero una vez que se ha finalizado "la construcción psicológica", una vez que la persona queda definida con una madurez de orden básico, estos sistemas de defensa continúan operando como si la persona no hubiera encontrado otros medios para gestionar la relación con los otros.
A menudo tengo la impresión que, cuando nos encontramos en este punto de hacer uso y abuso de los mecanismos de defensa, es como si hubiéramos estado en una situación de guerra en la que hacía falta establecer una estrategia de ataque y defensa, pero que habiendo terminado la guerra, pasados inclusive años del término del conflicto... nosotros no nos hemos enterado. Seguimos atrincherándonos, seguimos emboscando y seguimos sumidos en esta tensión que no corresponde a otra edad de la vida.
Me permito iniciar un comentario a esta película con esta reflexión porque creo que nos sitúa bien en la carcasa de uno de los personajes. Ella se llama Leila, mujer robusta, desprovista de gestos femeninos, silenciosa de un silencio gélido y apabullante. Su mirada está siempre preparada para intimidar y cortar a la primera cualquier intento de acercamiento a su "espacio blindado". De ella, podríamos decir, que no sabemos más que lo que su aspecto y actitud nos muestra. De su interior, de su secreto, de la niña que vive dentro de este "bunker" no sabemos nada... nada más que se trata de un ser sumamente herido.
Y claro, la vida y las escenas de esta historia la ubican en una prisión... No hablo de la prisión de su rigidez, ella está presa en una carcel con gruesos muros y barrotes. ¡Vaya redundancia! 
Ya lleva tiempo allí y de pronto el gendarme le da la noticia: "Leila... estas libre y puedes irte..."
No sabe por qué o por quién es que este beneficio le ha llegado. Solamente le está indicado que hay un trabajo que le espera afuera y que sería muy importante que lo tome como medio de reinserción social.

Se trata de un anciano, un Cura que necesita de alguien que le lea el correo. Simplemente eso.
Por suerte Leila sabe leer. Además, su aspecto y actitud le asegura que puede dominar esta situación desde el principio para hacer que todo ocurra como a ella mejor le convenga. Como decía, su mirada está siempre preparada para intimidar y cortar a la primera cualquier intento de acercamiento a su "espacio blindado". ¡El problema será que su empleador es un hombre ciego!  Por el momento ya hay un arma que no servirá de mucho. Quedan todavía otras que ella impondrá con violencia desde el principio. Pero como ver no siempre resulta de poder o no mirar, esta historia se torna muy interesante y escena a escena muy espiritual.

Solamente les diré que, una vez más, esta historia nos habla de los caminos sorprendentes de la Divina Providencia. Dios nos sorprende. Nunca el hombre estará suficientemente preparado para tenerse de pie frente al Creador con las fuerzas propias. ¡Qué va!  Por el contrario, entre más intrincados se tuercen nuestros senderos, entre más monumentales se yergan nuestras fortalezas... más insondables son las maneras de un Dios "que no juega a los dados".



SINOPSIS



Leila es una asesina condenada a cadena perpetua que, tras doce años de cárcel, recibe el indulto. Antes de dejar la prisión, un funcionario le explica que Jacob, un cura rural anciano y ciego, ha solicitado su ayuda como asistente. Leila acepta esta labor, que consiste en ayudar a el párroco a responder las cartas de los fieles solicitando ayuda espiritual.Dos mundos radicalmente opuestos se entrelazan en esta emotiva historia sobre el perdón, la amistad, el cuidado del día a día, las dificultades de hacerse mayor y el inmenso poder de la redención.



CARACTERÍSTICAS

Título original: Postia pappi Jaakobille.
Dirección: Klaus Härö.
Países: Finlandia y Suecia.
Año: 2009.
Duración: 74 min.
Género: Drama.
Interpretación: Kaarina Hazard (Leila), Heikki Nousiainen (padre Jacob),

Jukka Keinonen (cartero), Esko Roine (Vankilan).
Guion: Klaus Härö y Jaana Makkonen.
Producción: Lasse Saarinen y Ristro Salomaaa.
Música: Dani Strömback.
Fotografía: Tuomo Hutri.
Montaje: Samu Heikkilä.
Dirección artística: Kaisa Mäkinen.
Formato: DVD5

Audio: fines
Subtítulos: español
Menú principal
Menú de escenas



martes, 14 de junio de 2011

EDITH STEIN, LA SÉPTIMA MORADA



El sufrimiento siempre será en sí mismo una de las realidades más absurdas que confrontan al ser humano con sus límites y con la frustración.
Si no fuera porque este, de modo misterioso nos dispone a Dios, es el evento que tiene más capacidad de desquiciar la existencia de las gentes.

Edith Stain... de ella nos habla el artículo publicado en la web de la Santa Sede:


"Nos inclinamos profundamente ante el testimonio de la vida y la muerte de Edith Stein, hija extraordinaria de Israel e hija al mismo tiempo del Carmelo, sor Teresa Benedicta de la Cruz; una personalidad que reúne en su rica vida una síntesis dramática de nuestro siglo. La síntesis de una historia llena de heridas profundas que siguen doliendo aún hoy...; síntesis al mismo tiempo de la verdad plena sobre el hombre, en un corazón que estuvo inquieto e insatisfecho hasta que encontró descanso en Dios". Estas palabras fueron pronunciadas por el Papa Juan Pablo II con ocasión de la beatificación de Edith Stein en Colonia, el 1 de mayo de 1987.
¿Quién fue esta mujer?
Cuando Edith Stein, la última de once hermanos, nació en Breslau el 12 de octubre de 1891, la familia festejaba el Yom Kippur, la mayor fiesta hebrea, el día de la expiación. "Esto hizo, más que ninguna otra cosa, que su madre tuviera una especial predilección por la hija más pequeña". Precisamente esta fecha de su nacimientó fue para la carmelita casi un vaticinio.
El padre, comerciante de maderas, murió cuando Edith no había cumplido aún dos años. La madre, una mujer muy religiosa, solícita y voluntariosa, una persona verdaderamente admirable, al quedarse sola, debió hacer frente tanto al cuidado de la familia como a la gestión de la gran hacienda familiar; pero no consiguió mantener en los hijos una fe viva. Edith perdió la fe en Dios. "Con plena conciencia y por libre elección dejé de rezar".
Obtuvo brillantemente la reválida en 1911 y comenzó a estudiar germanística e historia en la Universidad de Breslau, más para tener una base de sustento en el futuro que por auténtica pasión. Su verdadero interés era la filosofía. Le interesaban también los problemas de la mujer. Entró a formar parte de la organización "Asociación Prusiana para el Derecho Femenino al Voto". Más tarde escribía: " como bachiller y joven estudiante, fui una feminista radical. Perdí después el interés por este asunto. Ahora voy en busca de soluciones puramente objetivas".
En 1913, la estudiante Edith Stein se fue a Gottinga para asistir a las clases universitarias de Edmund Husserl, de quien llegó a ser discípula y asistente, consiguiendo con él el doctorado. Por aquellos tiempos, Edmund Husserl fascinaba al público con un nuevo concepto de verdad: el mundo percibido no solamente existía de forma kantiana, como percepción subjetiva. Sus discípulos entendían su filosofía como un viraje hacia lo concreto. "Retorno al objetivismo". Sin que él lo pretendiera, la fenomenología condujo a no pocos discípulos y discípulas suyos a la fe cristiana. En Gottinga Edith Stein se encontró también con el filósofo Max Scheler y este encuentro atrajo su atención sobre el catolicismo. Pero todo esto no la hizo olvidar el estudio con el que debía ganarse el pan en el futuro y, en 1915, superó con la máxima calificación el examen de Estado. No obstante, no comenzó el periodo de formación profesional.
Al estallar la primera guerra mundial escribía: "ahora ya no tengo una vida propia". Siguió un curso de enfermería y prestó servicio en un hospital militar austríaco. Fueron tiempos difíciles para ella. Atendía a los ingresados en la sección de enfermos de tifus y prestaba servicio en el quirófano, viendo morir a hombres en la flor de su juventud. Al cerrar el hospital militar en 1916, siguió a Husserl a Friburgo en Brisgovia, donde obtuvo el doctorado "summa cum laude" con una tesis "Sobre el problema de la empatía ".
Por aquel tiempo le ocurrió un hecho importante: observó cómo una aldeana entraba en la Catedral de Frankfurt con la cesta de la compra, quedándose un rato para rezar. "Esto fue para mí algo completamente nuevo. En las sinagogas y en las iglesias protestantes que he frecuentado los creyentes acuden a las funciones. Aquí, sin embargo, una persona entró en la iglesia desierta, come si fuera a conversar en la intimidad. No he podido olvidar lo ocurrido". En las últimas páginas de su tesis de doctorado escribió: "ha habido personas que, tras un cambio imprevisto de su personalidad, han creído encontrar la misericordia divina". ¿Cómo llegó a esta afirmación?
Edith Stein tenía gran amistad con el asistente de Husserl en Gottinga, Adolf Reinach y su esposa. Adolf Reinach muere en Flandes en noviembre de 1917. Edith va a Gottinga. Los Reinach se habían convertido al Evangelio. Edith tenía cierta renuencia ante el encuentro con la joven viuda.
Con gran sorpresa encontró una creyente. "Este ha sido mi primer encuentro con la cruz y con la fuerza divina que transmite a sus portadores... Fue el momento en que se desmoronó mi irreligiosidad y brilló Cristo". Más tarde escribirá: "lo que no estaba en mis planes estaba en los planes de Dios. Arraiga en mí la convicción profunda de que -visto desde el lado de Dios- no existe la casualidad; toda mi vida, hasta los más mínimos detalles, está ya trazada en los planes de la Providencia divina y, ante los ojos absolutamente clarividentes de Dios, presenta una coherencia perfectamente ensamblada".
En otoño de 1918, Edith Stein dejó la actividad de asistente de Edmund Husserl porque deseaba trabajar independientemente. La primera vez que volvió a visitar a Husserl después de su conversión fue en 1930. Tuvo con él una discusión sobre la nueva fe de la que la hubiera gustado que participara también él. Tras ello escribió una frase sorprendente: "Después de cada encuentro que me hace sentir la imposibilidad de influenciar directamente, se agudiza en mí el impulso hacia mi propio holocausto".
Edith Stein deseaba obtener la habilitación para la libre docencia, algo que, por aquel entonces, era inalcanzable para una mujer. A este respecto, Husserl se pronunciaba así en un informe: "Si la carrera universitaria se hiciera accesible a las mujeres, la podría recomendar encarecidamente más que a cualquier otra persona para el examen de habilitación". Más tarde, sin embargo, se le negaría la habilitación a causa de su origen judío.
Edith Stein vuelve a Breslau. Escribe artículos en defensa de la psicología y de las humanidades. Pero lee también el Nuevo Testamento, Kierkegaard y el opúsculo de los Ejercicios espirituales de Ignacio de Loyola. Se da cuenta de que un escrito como éste no se le puede simplemente leer, sino que es necesario ponerlo en práctica.
En el verano de 1921 fue durante unas semanas a Bergzabern (Palatinado), a la finca de la Señora Hedwig Conrad-Martius, una discípula de Husserl. Esta señora, junto con su esposo, se había convertido al Evangelio. Una tarde Edith encontró en la biblioteca la autobiografía de Teresa de Ávila. La leyó durante toda la noche. "Cuando cerré el libro, me dije: esta es la verdad".
Considerando retrospectivamente su vida, escribía más tarde: "mi anhelo por la verdad era ya una oración".
En enero de 1922 Edith Stein se bautizó. Era el día de la Circuncisión de Jesús, la acogida de Jesús en la estirpe de Abraham. Estaba erguida ante la fuente bautismal, vestida con el blanco manto nupcial de Hedwig Conrad-Martius, que hizo de madrina. "Había dejado de practicar mi religión hebrea y me sentía nuevamente hebrea solamente tras mi retorno a Dios". Ahora tendrá siempre conciencia, y no sólo intelectualmente, sino de manera tangible, de pertenecer a la estirpe de Cristo. En la fiesta de la Candelaria, una fiesta cuyo origen se remonta también al Antiguo Testamento, fue confirmada por el Obispo de Espira en su capilla privada.
Después de su conversión, lo primero que hizo fue volver a Breslau. "Mamá, soy católica". Las dos lloraron. Hedwig Conrad-Martius escribió: "mira, dos israelitas y en ninguna de ellas hay engaño" (cf. Jn 1, 47).
Inmediatamente después de su conversión, Edith Stein aspira a entrar en el Carmelo, pero sus consejeros espirituales, el Vicario general de Espira y el Padre Przywara, S.J., le impiden dar este paso. Acepta entonces un empleo de profesora de alemán e historia en el Instituto y seminario para maestros del Convento dominico de la Magdalena de Espira hasta Pascua de 1931. Por insistencia del Archiabad Raphael Walzer, del convento de Beuron, hace largos viajes para dar conferencias, sobre todo sobre temas femeninos. "Durante el período inmediatamente precedente y también bastante después de mi conversión... creía que llevar una vida religiosa significaba renunciar a todas las cosas terrenas y vivir solamente con el pensamiento puesto en Dios. Gradualmente, sin embargo, me he dado cuenta de que este mundo exige de nosotros otras muchas cosas..., creo, incluso, que cuanto más se siente uno atraído por Dios, más debe "salir de sí mismo", en el sentido de dirigirse al mundo para llevar allí una razón divina para vivir". Su programa de trabajo es enorme. Traduce las cartas y los diarios del período precatólico de Newmann y la obra Quaestiones disputatae de veritate de Tomás de Aquino, en una versión muy libre por amor al diálogo con la filosofia moderna. El Padre Erich Przywara, S.J., la incitó a escribir también obras filosóficas propias. Aprendió que es posible "practicar la ciencia al servicio de Dios... sólo por tal motivo he podido decidirme a comenzar una serie de obras científicas". Encuentra siempre las fuerzas necesarias para su vida y su trabajo en el convento benedictino de Beuron, al que va para pasar allí las fiestas más importantes del año eclesiástico.
En 1931 termina su actividad en Espira. Intenta de nuevo obtener la habilitación para la libre docencia en Breslau y Friburgo. Todo en vano. Compone entonces una obra sobre los principales conceptos de Tomás de Aquino: "Potencia y acción". Más tarde hará de este ensayo una obra mayor, desarrollándola bajo el título de Endliches und ewiges Sein (Ser finito y Ser eterno) en el convento de las Carmelitas de Colonia. No fue posible imprimir esta obra durante su vida.
En 1932 se le asigna una cátedra en una institución católica, el Instituto de Pedagogía científica de Münster, donde tiene la posibilidad de desarrollar su propia antropología. Aquí encuentra la manera de unir ciencia y fe, y de hacer comprensible esta cuestión a otros. Durante toda su vida sólo quiso ser "instrumento de Dios". "Quien viene a mí, deseo conducirlo a Él ".
En 19331a noche se cierne sobre Alemania. "Había oído ya antes algo sobre las severas medidas contra los judíos. Pero ahora comencé de pronto a entender que Dios había puesto una vez más su pesada mano sobre su pueblo y que el destino de este pueblo era también el mío". El artículo de la ley de los nazis sobre la raza ariana hizo imposible que continuara su actividad docente. "Si aquí no puedo continuar, en Alemania ya no hay posibilidades para mí ". "Me había convertido en una extranjera en el mundo".
El Archiabad Walzer, de Beuron, ya no le impidió entrar en un convento de Carmelitas. Durante el tiempo que estuvo en Espira había hecho ya el voto de pobreza, castidad y obediencia. En 1933 se presenta a la Madre Priora del Monasterio de Carmelitas de Colonia. "Solamente la pasión de Cristo nos puede ayudar, no la actividad humana. Mi deseo es participar en ella".
Una vez más Edith fue a Breslau para despedirse de su madre y de la familia. El 12 de octubre fue el último día que pasó en su casa, el día de su cumpleaños y, a la vez, la fiesta hebrea de los tabernáculos. Edith acompaña a su madre a la sinagoga. Fue un día nada fácil para las dos mujeres. "¿Por qué la has conocido (la fe cristiana)? No quiero decir nada contra Él. Habrá sido un hombre bueno. Pero ¿por qué se ha hecho Dios? " . Su madre lloró. A la mañana siguiente Edith tomó el tren para Colonia. "No podía tener una alegría arrebatadora. Era demasiado tremendo lo que dejaba atrás. Pero yo estaba tranquilísima, en el puerto de la voluntad de Dios". Cada semana escribirá después una carta a su madre. No recibirá respuesta. Su hermana Rosa le mandará noticias de casa.
El 14 de octubre Edith Stein entra en el monasterio de las Carmelitas de Colonia. En 1934, el 14 de abril, tuvo lugar la ceremonia de toma de hábito. El Archiabad de Beuron celebró la misa. Desde aquel momento Edith Stein llevará el nombre de Sor Teresa Benedicta de la Cruz.
Escribe en 1938: "bajo la Cruz entendí el destino del pueblo de Dios que entonces (1933) comenzaba a anunciarse. Pensaba que entendiesen que se trataba de la Cruz de Cristo, que debían aceptarla en nombre de todos los demás. Es verdad que hoy entiendo mejor estas cosas, lo que significa ser esposa del Señor bajo el signo de la Cruz. Aunque ciertamente nunca será posible comprender todo esto, puesto que es un secreto". El 21 de abril de 1935 hizo los votos temporales. El 14 de septiembre de 1936, en el momento de renovar los votos, murió su madre en Breslau. "Hasta el último momento mi madre ha permanecido fiel a su religión. Pero, puesto que su fe y su firme confianza en su Dios... fue lo ultimo que permaneció vivo en su agonía, confío en que haya encontrado un juez muy clemente y que ahora sea mi más fiel abogada, para que también yo pueda llegar a la meta".
En el recordatorio de su profesión perpetua, el 21 de abril de 1938, hizo imprimir las palabras de San Juan de la Cruz, al que dedicará su última obra: "que ya sólo en amar es mi ejercicio ".
La entrada de Edith Stein en el convento de las Carmelitas no fue una huida. "Quien entra en el Carmelo no se pierde para los suyos, sino que le tienen aún más cercano; y esto porque nuestra profesión es la de dar cuenta de todos a Dios ". Dio cuenta a Dios sobre todo de su pueblo.
"Pienso continuamente en la reina Ester, que fue sacada de su pueblo para dar cuenta ante el rey. Yo soy una pequeña y débil Ester, pero el Rey que me ha elegido es infinitamente grande y misericordioso. Esto es un gran consuelo " (31.10.1938).
El 9 de noviembre de 1938 se puso de manifiesto ante todo el mundo el odio que tenían los nazis a los judíos. Arden las sinagogas, se siembra el terror entre las gentes judías. La Madre Superiora de las Carmelitas de Colonia hace todo lo posible para llevar al extranjero a Sor Teresa Benedicta de la Cruz. La noche de fin de año de 1938 cruza la frontera de los Países Bajos y la llevan al monasterio de Carmelitas de Echt, en Holanda. Allí redacta su testamento el 9 de junio de 1939.
"Ya desde ahora acepto con gozo, en completa sumisión y según su santísima voluntad, la muerte que Dios me haya destinado. Ruego al Señor que acepte mi vida y muerte... de manera que el Señor sea reconocido por los suyos y que su Reino venga con toda su magnificencia para la salvación de Alemania y la paz del mundo... ".
Ya en el monasterio de Carmelitas de Colonia, a Edith Stein se le había dado permiso para dedicarse a las obras científicas. Allí había escrito, entre otras cosas, De la vida de una familia judía. "Deseo narrar simplemente lo que he experimentado al ser hebrea". Ante "la juventud que hoy es educada desde la más tierna edad en el odio a los judíos..., nosotros, que hemos sido educados en la comunidad hebrea, tenemos el deber de dar testimonio".
En Echt, Edith Stein escribirá a toda prisa su ensayo sobre Juan de la Cruz, el místico doctor de la Iglesia, con ocasión del cuatrocientos aniversario de su nacimiento, 1542-1942. En 1941 escribía a una religiosa con quien tenía amistad: "una scientia crucis (la ciencia de la cruz) sólamente puede ser entendida si se lleva todo el peso de la cruz. De ello estaba convencida ya desde el primer instante y de todo corazón he pronunciado: Ave, Crux, Spes unica (te saludo, Cruz, única esperanza nuestra)". Su estudio sobre San Juan de la Cruz lleva como subtítulo: " La ciencia de la Cruz ".
El 2 de agosto de 1942 llega la Gestapo. Edith Stein se encuentra en la capilla con las otras Hermanas. En cinco minutos debe presentarse, junto con su hermana Rosa, que se había bautizado en la Iglesia Católica y prestaba servicio en las Carmelitas de Echt. Las últimas palabras de Edith Stein que se oyen en Echt están dirigidas a Rosa: "Ven, vayamos, por nuestro pueblo".
Junto con otros muchos otros judíos convertidos al cristianismo, las dos mujeres son llevadas al campo de concentración de Westerbork. Se trataba de una venganza contra el comunicado de protesta de los obispos católicos de los Países Bajos por los progromos y las deportaciones de los judíos. "Jamás había pensado que los seres humanos pudieran llegar a ser así, y tampoco podía pensar que mis hermanas y hermanos debieran sufrir así... cada hora rezo por ellos. ¿Oirá Dios mi oración? En todo caso, oye ciertamente sus lamentos". El Prof. Jan Nota, cercano a ella, escribirá más tarde: "para mí, ella es, en un mundo de negación de Dios, una testigo de la presencia de Dios".
Al amanecer del 7 de agosto sale una expedición de 987 judíos hacia Auschwitz. El 9 de agosto Sor Teresa Benedicta de la Cruz, junto con su hermana Rosa y muchos otros de su pueblo, murió en las cámaras de gas de Auschwitz.
Con su beatificación en Colonia el 1 de mayo de 1987, la Iglesia rindió honores, por decirlo con palabras del Sumo Pontífice Juan Pablo II, a "una hija de Israel, que durante la persecución de los nazis ha permanecido, como católica, unida con fe y amor al Señor Crucificado, Jesucristo, y, como judía, a su pueblo ".

SINOPSIS

Película de Marta Meszaros. Una delicada biografía de la judía alemana Edith Stein, brillante filósofa y profesora de la Universidad de Münster, convertida al catolicismo -"encontrado" en la lectura de la obra de Santa Teresa de Ávila y consagrada Carmelita Descalza. Detenida por los nazis, fue gaseada e incinerada en Auschwitz en 1942. M. Meszaros ha captado bien la sensibilidad, fuerza interior y enorme personalidad de Edith.

Es la historia de Edith Stein, una filósofa judía, alumna y asistente de Husserl, convertida al catolicismo, y posteriormente profesa como monja carmelita con el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz, quien sufrió violencia por parte de los nazis y fue recluida en el campo de concentración de Auschwitz. En 1987 fue beatificada por el Papa Juan Pablo II y canonizada en el año 2000. El título del filme, La settima stanza (Séptima morada) hace referencia a la obra de Santa Teresa de Ávila, e indica contemporáneamente el lugar del martirio de Edith (la cámara de gas) y el estado de la visión beatifica y del conocimiento del punto de llegada de una mujer que consiguió combinar la fuerza de la inteligencia con la de la fe… Film ganador de dos premios en el Festival de Venecia



Características

Título original: La Settima stanza
Dirección: Marta Meszaros
País: Italia-Francia-Hungría
Guión: Marta Meszaros
Eva Pataki
Roberta Mazzoni
Escenografía: Halina Dobrowolska
Música: Moni Ovadia
Fotografía: Piotr Sobocinski
Duración: 104 minutos
Artistas: Maia Morgenstern, Elide Melli, Jan Nowicki, Hanna Polony,
Giovanni Capalbo, Ileana Carini, Adriana Asti
Género: Drama. Religión. Basada en hechos reales
Formato: DVD5
Sistema: NTSC
Idioma: Italiano
Subtítulos: Español
Menú principal
Menú de escenas